El Rincón de Huelva

Descargar la App del rincón de Huelva Descargar la App del rincón de Huelva

959 041 426

667 493 093

Whatsapp también por Whatsapp

Se acabó la espera!!!

Ya puedes disfrutar de nuestra Gamba blanca de Huelva en TODOS sus tamaños y precios 

50,00 €

La caña de lomo de bellota es un embutido a base de la carne magra que se encuentra en el lomo del cerdo ibérico, que se ha alimentado libremente a base de bellotas en la Dehesa de la Sierra de Huelva, en la comarca de Jabugo. 

Siguiendo la tradición originaria de los pueblos serranos de Huelva, esta carne es cuidadosamente aliñada a base de sal y ajo, con un ligero toque de pimienta (el aliño de pimentón se introdujo con posterioridad como conservante). Tras su correcto proceso de curación, la pieza es envasada al vacío para su mejor conservación. 

La caña de lomo ibérica de bellota natural es una pieza exquisita que permite apreciar toda la calidad de esta pieza con todos sus matices, resultando un producto de sabor muy fino, digno de los mejores paladares. 

Para la completa degustación de sus cualidades, deberá desenvasar el producto unas 48 horas antes de ser consumido por primera vez, para que pueda completar un mínimo proceso de secado una vez extraída del envase al vacío. 

La mejor manera de degustar el producto consiste en cortar finas rodajas del embutido, cejando ligeramente el corte para que no sea perpendicular a la pieza. Acompañadas de roscos de pan, son un bocado exquisito que dejarán en su paladar toda una experiencia de sabores tradicionales procedentes de la Sierra de Huelva. 

Si no consume la pieza entera de una vez, puede conservarla en un lugar fresco y seco. Cubra con film transparente o papel de aluminio el extremo que ha sido abierto para protegerlo. Y si lo guarda en el frigorífico, recuerde que deberá sacarlo un rato antes de ser consumido de nuevo, para que pueda ser cortado y degustado a temperatura ambiente.

Recuerde que no debe consumirla con posterioridad a la fecha de consumo preferente que indica en el envase. Y que una vez abierta, la pieza "le pedirá" ser cortada con cierta frecuencia para no perder sus cualidades. Claro está que su paladar también se lo pedirá con frecuencia... ;-)