Tener un jamón ibérico en casa puede ser la excusa perfecta para comer jamón a diario o un problema si no sabes cómo ni por dónde debemos "hincarle el diente". En El Rincón de Huelva te damos hoy las principales claves que debes saber para poder cortar un jamón ibérico en casa sin que lo destroces ni malgastes. Con las claves que te vamos a ofrecer en este artículo, tendrás toda la información necesaria para elegir El Rincón de Huelva como tu lugar preferido para comprar jamón a domicilio.

1.- Hazte con los utensilios básicos: un soporte para apoyar el jamón conocido como "jamonero", donde quede bien sujeto mientras lo cortamos y asegurarnos de que las lonchas salen perfectas. Los profesionales aconsejan tener tres tipos de cuchillos diferentes y un afilador, pero es probable que te puedas manejar con los diferentes cuchillos de tu casa para las tareas del jamón (un de hija grande y grueso para cortar carne y otro de punta afilada y corto). Sólo uno es fundamental que sea auténtico: el cuchillo jamonero de hoja alargada y flexible. Si no tienes, no te atrevas a cortar jamón: compra uno o pide que te lo corten antes de destrozarlo. 

Cuchillo jamonero de la marca ARCOS: largo, fino y flexible
 

2.- Sujeta fuertemente el jamón en el jamonero colocándolo con la pezuña hacia abajo, para consumir después la parte más jugosa y que menos probabilidad tiene de secarse.

 

3.- Corta con el cuchillo ancho y grueso capas de corteza y de tocino. ¡Importante! Guarda los más grandes para poder tapar la pieza entre corte y corte y que no tengas que desechar por reseca ni una sola loncha.

 

4.- El corte se realiza siempre en paralelo a una línea imaginaria que dibujamos uniendo la pezuña con la punta del jamón en el otro extremo. 

 
Corte de jamón a cuchillo: siempre en paralelo a la pieza y casi sin presión
 

5.- Cuando se encuentre un hueso que impida el corte en horizontal, se usará el cuchillo pequeño introduciendo lo hacia dentro para definir el hueso: así los cortes podrán seguir siendo planos evitando el temido "efecto barca".

 

6.- Las lonchas se deben cortar con el cuchillo largo y flexible, colocado en paralelo al jamón apoyado sobre él. Haciendo una prácticamente inexistente presión hacia abajo, el cuchillo comenzará a moverse con decisión y suavidad hacia delante y hacia atrás, separando de la pieza finas lonchas de jamón.

 

7.- Las lonchas perfectas miden entre 4 y 5 cm de largo, ocupan el mayor ancho posible del jamón y contiene tanto partes magras como vetas de tocino, asegurando así la plenitud de sabor, aroma y textura en cada bocado. 

 
Las lonchas del jamón ocuparán todo el ancho de la pieza y unos 4/5 cm de largo. Con betas será más sabrosa!!
 
8.- Al llegar al hueso del centro del jamón, será el momento de dar la vuelta a la pieza y comenzar a descortezar y separar los huesos salientes antes de empezar a lonchear. 
 
Una vez cortadas, las lonchas se disponen sobre un plato, ordenadas y ligeramente superpuestas
 
Una vez presentado en un plato con las lonchas repartidas por toda su superficie, de manera algo superpuestas, es la hora de probarlo junto a unos picos de pan y una buena bebida y una mejor compañía: a disfrutarlo!!