El marisco llegará refrigerado, sin haber roto la cadena de frío al mantenerse dentro de su embalaje.

Es muy importante que, al momento de recibirlo leas las indicaciones que se acompañan en un sobre. 

Si vas a consumirlo en las siguientes 24 horas a su recepción, deberás retirar la tapa de la caja, colocar un paño húmedo directamente sobre el producto y guardarlo rápidamente en el frigorífico hasta el momento en que vaya a ser consumido o cocinado.

Si el consumo será con posterioridad a 24 horas te aconsejamos que lo intruduzcas en el congelador sin cubir: retira la tapa del envase e introdúcelo en el congelador: no perderá ninguna de sus cualidades y podrá seguir siendo consumido con total normalidad y garantía de frescura.