La Gamba Blanca de Huelva es una especie exclusiva de este marisco que sólo se encuentra en la Costa de las localidades que se ubican entre la desembocadura de los ríos Guadiana y Guadalquivir y que tiene unas características muy especiales.

20121214-180819.jpg

Su cuerpo es bastante estilizado, su color es bastante más claro que el resto de las gambas y su calidad es tan excepcional que muchas veces ha sido utilizado su nombre para algunos productos que, pareciéndose, no son la auténtica gamba de Huelva.

20121214-181227.jpg

La auténtica gamba de Huelva es de color rosado claro cuando se encuentra en estado fresco. Tiene además una marca oscuras que recorre todo su lomo y que oscurece una gran parte de su cabeza. Pero que tras su cocción, se convierte en una fina línea de color coral y una gran sombra de este mismo color que corona la unión entre el cuerpo y la cabeza. Es precisamente el coral lo que aporta el extraordinario sabor que le caracteriza.

Por sus pelos las conoceréis

20121214-183241.jpg

Es quizá una de las características que mejor te ayudarán a reconocer, a simple vista, que te encuentras ante una auténtica Gamba Blanca de Huelva: tiene unos finos y larguísimos pelos junto a su cabeza. Son los bigotes de las gambas que, en su proceso de congelación en alta mar, quedan fraccionados y separados de su cuerpo al ser manipuladas. Sólo si los tiene, sabrás que estás ante una gamba capturada en la Costa y vendida viva en la lonja.

20121214-182106.jpg

Otro día hablaremos de cómo cocerlas para que puedas degustar su sabor en toda su extensión. Mmm... No estás deseando probarlas?

Compra Gamba Blanca de Huelva