Ahora vamos a explicarte con unos sencillos pasos la mejor receta para hacer gamba blanca a la plancha.

 

                                         

 

 

Esta especial y antigua receta ha pasado de generación en generación entre artesanos y familias marineras de nuestra Costa, es por ello que para garantizar su espectacular resultado en cuanto a sabor, textura y aroma, el producto debe tratarse de auténtica Gamba Blanca de Huelva.

 

¿Y cómo podemos distinguir la auténtica gamba blanca de Huelva?

A continuación vamos a darte las nociones esenciales para reconocerla:

● El cuerpo se adelgaza y aplana al final de la cola

● Tiene los bigotes muy largos y estilizadamente curvados hacia la cabeza

● La etiqueta debe llevar escrita la FAO 27, zona de pesca de Huelva. (IMPORTANTE) En caso de aparecer en la FAO el número 34, el producto es de aguas de Marruecos y por tanto no es auténtica gamba de Huelva, ni tampoco cuenta con la calidad suficiente, aunque se presente como tal. Algo que desafortunadamente ocurre de forma frecuente, de ahí la importancia de elegir bien a la hora de comprar productos con denominación de origen.

 

Cómo hacer gambas a la plancha

 

                                               

                                                    

 

Esta receta es una fiesta de sabor, y es que además de incluir un truco que no falla para hacer bien gambas tanto en plancha como sartén, nos enseña a preparar una riquísima salsa. Se trata de una salsa muy fácil de hacer, ligera y fresca, ideal para presentarla con las gambas a la plancha y elevar su sabor a la máxima expresión.

 

Ingredientes:

● Gamba blanca de Huelva talla G0G1G2 o G3

● Sal gorda / gruesa / escamas

● Limón                    

 

¿Cómo preparar la salsa?

● 1 manojo de perejil picado

● 2 dientes de ajo

● Medio vaso de vino blanco

● Vinagre de uva

● La salsa es una opción para acompañar la presentación de las gambas a la plancha. Aunque por sí mismas ya son todo un espectáculo.

 

1. ¿Cuánta sal y cómo la usamos?

Tenemos varias opciones. Podemos usar una sartén grande, una parrilla o una plancha de inducción.

Vamos a ponerlas directamente o si lo prefieres abrimos el dorsal para retirar las tripas, que es esa línea de color naranja intenso que cruza el cuerpo. Vamos a cocinarlas con fuego fuerte y podemos hacerlo de dos formas.

Para la primera de ellas, pondremos una pequeña cama de sal sobre la plancha y colocaremos las gambas encima.

Para la segunda forma de hacerlas colocamos directamente las gambas y añadimos la sal después sobre ellas. En El Rincón de Huelva preferimos ésta última puesto que así evitamos que se que nos quemen las gambas.

Es importante que pasen tres minutos por cada uno de los lados, hasta que estén doradas sin excedernos de este tiempo para evitar que se deshidraten demasiado.

Por otra parte, en caso de tratarse de otros tipos de marisco como puede ser los carabineros, las cigalas o los alistados a la plancha, una vez que el jugo comienza a rezumar por la cabeza estamos el instante perfecto para retirarlos al plato y comenzar a degustar.

 

2. Salsa isleña con vino blanco para gambas (De Isla Cristina, Huelva)

En un vaso cortamos en pequeños trozos un manojo de perejil y retiramos las ramas. Después lo ponemos en un mortero y lo acompañamos con dos dientes de ajo pelados. Tras esto añadimos una pequeña cantidad de sal fina. Con todo esto, agregamos un poco de aceite a la mezcla y machacamos y removemos hasta obtener una mezcla lo más homogénea posible.

Una vez hecho esto, aplicamos un poquito de vino blanco y vinagre. Removemos mientras tanto hasta que la mezcla sea de nuevo lo más homogénea posible.

Y por último tras haberle dado la vuelta a las gambas, manteniendo en todo momento el fuego fuerte, vertemos toda la salsa por encima de la plancha. Las mantenemos durante unos minutos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol y ya podemos retirarlas. Ahora ya podemos saborear esta maravilla de la Costa de Huelva.